sábado, 9 de febrero de 2013

PATRIMONIO NATURAL EN RIESGO

El siguiente artículo tiene por objeto hacer una breve revisión a un serio problema que aqueja al Gran Concepción y que tiene que ver con la relación de la ciudad con su patrimonio natural. 

El crecimiento de las comunas del Área Metropolitana de Concepción manifestado a través de conjuntos residenciales y la formación de nuevos centros urbanos que aparecen en un abrir y cerrar de ojos han sido variables incidentes en una serie de daños irreparables al medio ambiente y a la biodiversidad que convive con las áreas urbanizadas del AMC.

Este un tema de extrema urgencia puesto que vivimos en un planeta que tiende a la autodestrucción y mientras se pregona el diálogo con la naturaleza, en nuestro país, las políticas ambientales han sido y están siendo cada vez más nefastas. Las ciudades destruyen paulatinamente su patrimonio natural y no existen organismos que fiscalicen ese tipo de actos y si los hay, prefieren no escuchar ni interesarse. Además es un tema delicado puesto que hay numerosas variables ecológicas que de no cuidarse afectarían seriamente la calidad de vida de los habitantes. 

Hechos como el constante relleno de humedales y la poca consideración con lagunas, cerros y ríos es un tema realmente preocupante puesto que es un daño que se hace a vista y paciencia de todos nosotros. Si lo analizamos fríamente, en el Gran Concepción se han rellenado lagunas, ríos, se han dinamitado cerros, se ha barrido con zonas boscosas y se ha negado constantemente el patrimonio natural considerando a modo de migajas un porcentaje mínimo de áreas verdes y de zonas naturales protegidas. 

Desde el relleno de la Laguna de los Negros hace décadas a la deforestación del Cerro Chepe, pasando por el corte de cerros como La Pólvora y Chacabuco o el mismo relleno de pajonales a principios de siglo XX en los sectores de La Toma dan cuenta de una excesiva modificación del territorio original del Valle de La Mocha, aludiendo a un proceso de adaptación de los habitantes y las funciones que el paso del tiempo añadía al diario vivir. Ahora bien, estamos en el 2013, hemos visto los problemas que conlleva la destrucción del medio, por lo que tenemos que valorar lo que queda y protegerlo.

La relación con nuestros cuerpos de agua es realmente fría y distante, la conexión con el Bío Bío sigue siendo una quimera, en vez de acercarnos, nos alejamos cada vez más con un proyecto ribera norte que se perdió entre cajones hormigonados y un Mall que se jacta de ser un mirador y es más bien un pastiche de letreros que potencia la fragmentación y segregación de un sector que merece una atención seria y pronta. Tenemos otro río, aunque usted no lo crea, el Andalién, ¿cuándo será considerado ese río?. Un par de juegos al lado de la Rotonda General Bonilla y una serie de basurales hacia el camino a Penco dan cuenta que no es un río, es más bien una acequia que al aproximarse a fin se encuentra con una serie de conjuntos plastificados y condominios en las Lomas de San Sebastián. 

Las lagunas de nuestra ciudad también se encuentran en una situación de riesgo, nuestra ciudad posee un rico conjunto de cuerpos de agua, no sacamos nada con limpiar por aquí y por allá un par de desechos una vez al año, el tema es integrar las lagunas a la ciudad y que se optimicen, no sólo como meros paseos o accesorios institucionales, (...), sino que entrelacen con el resto de la urbe, al final quedan como pozos de agua entre las manzanas de la ciudad.


Casos como el Valle de Paicaví en el que antiguas chacras y humedales pasaron a formar un conjunto residencial inspirado en un mal revival smithsolarianogeorgian en el que más encima se hace una calle que pasa por sobre el humedalel cual es uno de los humedales de mayor extensión en Concepción y con una rica biodiversidad que paulatinamente se pierde. Bueno, el terremoto del 27 de febrero hizo colapsar parte de los rellenos y el agua broto a la falsa superficie, pero no importa, al parecer el pensamiento es que no habrán más terremotos.

Vista del Valle de Paicaví en 2002 y 2012, desde fines de la década de 1990, se inicia la erradicación de una serie de chacras que existían hacia calle Paicaví que daría paso al loteo que se aprecia en el borde superior de las imágenes. El mismo reemplazo de chacras por el loteo hizo peligrar la existencia del mismo humedal. 
Destrucción y trabajos de relleno en el humedal en cuestión. Fotografía extraída de Panoramio, capturada por el usuario Luis Enrique Fritz, seleccionada para Google Earth. 

Mucho más drástico es lo que ocurre actualmente con las Lomas de San Sebastián, sector que ha crecido de forma desmedida con una serie de condominios, edificios de media altura y una serie de equipamientos que ha motivado el relleno de numerosos humedales y que paulatinamente se está aproximando a la ribera del río Andalién. 

Crecimiento de zonas residenciales en los sectores de Lomas de San Andrés y Lomas de San Sebastián, las zonas bajas del cerro en el cual está el Kingston College, eran zonas húmedas con una gran diversidad de aves. Hoy en día, prácticamente han desaparecido con una serie de viviendas que se construyeron y un gran centro comercial próximo a ser entregado.  
Labores de relleno del humedal en cuestión. La imagen habla por si sola. 
La pequeña poza de agua en medio de los rellenos, a lo lejos se aprecia la Universidad de Las Américas.
Panorama del sector con los movimientos de tierra, al fondo el cerro y el Kingston College.
Contrastes

Los humedales y zonas ribereñas a canales también están siendo rellenados en las zonas intercomunales, por ejemplo, lo ocurrido en el sector Brisas del Sol y el Casino Marina del Sol en el que se rellenaron numerosas zonas húmedas y el mismo terremoto del 2010 hizo notar las falencias de vivir en esas zonas de naturaleza modificada. Hay que entender que toda el área que está entre Talcahuano y Concepción hacia la costa es terreno inundable, corresponde a una serie de vegas y de canales con humedales. 

Vivienda construida en una zona rellenada próxima al canal que cruza  el sector. Extraída de prontus.diariosregionales.cl
Vistas del 2002 y 2012 del área en la que está situado el Casino y el conjunto Brisas del Sol.

La zona colindante con el humedal Price en Hualpén también es una zona que se ve amenazada por los rellenos y contaminantes. El anuncio de la construcción de un nuevo mall, asociado a los ya existentes comercios que son propiedad de Cencosud a unos metros del humedal, hacen peligrar el delicado ecosistema allí existente. 

Una situación lamentable para una ciudad que tanto habla de progreso y crecimiento, con nuevos barrios con nombres que apelan a la naturaleza pero que lo menos consideraron fue ella. Muchos cipreses sin cipreses, brisas sin brisas, ríos sin ríos, muchos dones y nombres de caballeros pero poca visión respecto a la sustentabilidad y el respeto a la biodiversidad y ecosistemas presentes. 

Lamentable que entre tanto "progreso" las lloicas deben convivir con autos, los queltehues con plazas de juegos y las garzas blancas buscan un humedal pero sólo encuentran secos y vagos condominios... 

Es de esperar que esta situación algún día cambie!


Texto y fotografías de Luis Darmendrail Salvo, (excepciones marcadas)
Si desea reutilizar este material o tiene consultas, comunicarse a luizzds@gmail.com

4 comentarios:

  1. Interesante columna. Sin embargo me gustaría comentar que hay gente que ha realizado ideas para mejorar la situación de las lagunas, esperemos que prontamente pase a nivel de planos dichas soluciones.
    Me gustaria comentar la situación del sector Casino, ya que pude presencia en primera fuente dicha situación y lo que puedo concluir, que la imagen donde se ve la vivienda inclinada no es representativa del sector, esto se debe a que fue una extensión del proyecto original y solo fueran dichas viviendas las que sufrieron problemas, por lo que se concluyo que el suelo utilizado para la fundación fue la responsable del problemas.
    Excelente el tópico presentado, espero que pueda seguir subiendo otros temas para poder ir generando conciencia entre los encargado de tomar las decisiones estratégicas de nuestra ciudad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, hay numerosas personas y agrupaciones con ideas fuertes y creativas respecto a la protección del patrimonio natural. Muchas gracias por el comentario!

      Eliminar
  2. Otro intento por acabar con los humedales, incluída flora y fauna...

    http://www.youtube.com/watch?v=9H9WxbrMaxc&feature=player_embedded

    ResponderEliminar
  3. Hola! muy buena la información...
    Estoy tratando de buscar el nombre del humedal que se encunetra en la zona de Brisas del Sol, alguien sabe?


    saludos

    ResponderEliminar